sábado, 4 de febrero de 2017

Berlín- Día 2

"La única derrota es rendirse. Todo lo demás es camino" Anónimo

Ya era 15 de noviembre de 2016 y nosotros allí, en Berlín, LLOVIENDO. Lo primero un buen desayuno y decidir que hacer. Con la esperanza de que el tiempo cambiaría decidimos hacer lo que teníamos pensado por la ciudad, ERROR, durante todo el día no solo llovía si no que hacía un frío de miedo, niebla y además un viento huracanado horrible, pero oye ¿para que irnos de museos un día lluvioso cuando podemos mojarnos paseando por la ciudad?
He de decir que me lo pase bien, no penséis que fue un día mal aprovechado.

Esta vez sí, situados en la zona llegamos hasta el Ckeck Point caminando, punto que explicamos en el post anterior, muy cerca del hotel.
Hoy sí entramos a visitar la pequeña exhibición sobre la Guerra Fría.







Después, también caminando (sí, bajo la lluvia) fuimos a visitar los restos del muro y el museo de Topografia del Terror. Entrada gratuita
  
Restos del muro de Berlín

Entrada al museo de la topografía del terror
"Lo que hice fue mi deber de obedecer órdenes como soldado.
Nada tengo que ver con un asesino"

En esta zona se juntan dos puntos de la historia de Berlín, por un lado los restos del Muro que dividió la ciudad y justo enfrente una exposición donde se muestra mediante paneles y fotografías la persecución incansable a diferentes colectivos por parte de las SS. En este mismo lugar se encontraba la dirección de las SS, la policía secreta, la oficina central de seguridad... y es donde se planificaba y dirigía las actuaciones de exterminio. Horrible ¿no?

Después de esta inyección de culturilla histórica que no te deja indiferente nos dirigimos, esta vez en metro, hacia Alexanderplazt,  también llamada Plaza Alex, una de las más antiguas de la ciudad.

En esta plaza se ubica la Torre de la TV, en teoría se pude ver desde cualquier punto de la ciudad, con tanta lluvia y niebla no se yo... Aquí podemos encontrar el Reloj Mundial, para mi algo mas interesante y llamativo (y entretenido) El Weltzeituhr marca todos los horarios del mundo, se construyó en 1969.

Muy cera se encuentra la Iglesia San Nicolás que estaba cerrada aunque ya no se usa para actos religiosos. Situada en el barrio antiguo de San Nicolás (de los más antiguos de Berlín) lleno de callecitas y tiendas que poco disfrutamos ya que la lluvia y el aire nos hizo resguardarnos en mas de una ocasión debajo de alguna cornisa.

Junto a este barrio y al río Spree,  llegamos a la Catedral. Hoy no sería el día que entramos, quisimos subir a la cúpula, pero... ¿pagar para ver (por decir algo) la ciudad entre lluvia y niebla? pues hoy no va a ser el día.  Quizá mañana.

Enfrente la Catedral nos encontramos con La Isla de los Museos. Junto al barrio San Nicolás se encuentran unos edificios que sitúan los 5 museos más importantes, no solo de la ciudad de Berlín si no quizá también de Alemania, Museo de Bode, Galería Nacional, Nuevo Museo, Museo Antiguo y Museo de Pérgamos. Tanto museo que abruma y mucha cola para entrar a cualquiera de ellos, así que cruzamos por la zona para seguir con el paseo urbano.

Seguimos caminando para llegar a la Sinagoga.  Se construyó en 1866, en 1938 fue incendiada y en II GM bombardeada.

En los 80 se empezó su reconstrucción y restauración. Su gran cúpula dorada puede verse desde lo lejos, pero dentro no hay nada, nos parecía interesante ver una Sinagoga dada la historia relativamente reciente de Alemania, pues no recuerdo haber pagado para entrar en un lugar que merezca tan poco la pena, está tan en ruinas que lo que se ve es un esbozo de como era antes. Su reconstrucción fue del exterior, impresionante, no digo que no, pero dentro no hay nada. 
Como era la Sinagoga antes de ser destruida







No quiero decir que no sea un monumento interesante, quizá para los entendidos en arquitectura  e historia tenga más sentido.

Hartos de lluvia y frío y casi de noche visitamos el Museo del Holocausto, al lado del Monumento dedicado a las víctimas explicado aquí. El llamado Centro de Información es con entrada gratuita, podéis imaginar que es muy visitado, pero se entra por turnos de manera que la visita no sea tan agobiante. Se explica la horrible política de exterminio y en algunas salas se pueden leer testimonios de los perseguidos. Aconsejo coger audio guía, también gratuita. Merece la pena dedicarle algo de tiempo.
Escritos de las víctimas de su puño y letra

Y la mayor locura del día ir caminando a la Columna de la Victoria. Desde el Parlamento.

Representada en lo alto la Diosa de la Victoria. Monumento en conmemoración a la victoria de Prusia contra Francia en 1871 y la fundación del Imperio Alemán. Parecía cerca del Parlamento, pero solo lo parecía y claro, se nos puso a diluviar de nuevo. Los coches creo que pensaban "qué hacen estos dos locos" Una vez allí nos resguardamos donde pudimos un rato y para mas inri parece que no hay ningún metro cerca, pero finalmente lo encontramos.

Foto desde el suelo
Sí, además haciéndome la fotógrafa profesional 😂



Info útil: Es muy fácil, cómodo y rápido moverse por la ciudad en metro.


¿Habéis estado en Berlín? ¿Qué os ha parecido la ruta del segundo día? ¿Harías esta misma?



No hay comentarios :

Publicar un comentario