sábado, 13 de agosto de 2016

Berlín - Día 1

"Viajar es aprender lo que no se enseña en ninguna escuela" Jorge Juan Sanchez

La llegada a Berlín ya fue nocturna pero estábamos tan ilusionados que tras llegar al Hotel en el barrio de Mitte muy cerca del Check Point, decidimos ir a dar un paseo, un fresquito paseo. A pesar de llevar mapa (que por cierto perdí a los 20 minutos de salir del hotel) no nos acabábamos de situar muy bien, teníamos el punto de Check Point a 10 minutos máximo caminando y no nos dimos cuenta creo que hasta el tercer día, pero total, en ese momento tampoco era nuestro objetivo, lo mejor en estos casos es perderse por la ciudad.
El pimer día de ruta, que ya fue el día siguiente de la llegada, tocaba visita guiada, sí, esta vez probamos eso de no ser autodidactas, porque Berlín tiene mucho que contar y pensamos que era la mejor manera de entender esta ciudad. Supongo que habéis oído hablar de esos tours gratuitos llamados Sandemans, bueno pues que la fama no os engañe. Decidimos hacer reserva por Internet, según habíamos leído mejor hacer reserva ya que suele haber mucha gente, que ingenuos, pensábamos que serviría de algo. Hacen varios tours, vas al punto de encuentro, que en Berlín es la Puerta de Brandeburgo, si es cierto que llegamos unos 5 minutos tarde de la hora acordada, aunque en realidad, llegamos antes pero con tanto frío decidimos entrar en el Dunkin Donuts para tomar un café ¿rápido? tardaron mas de lo que esperábamos en servirnos, y al salir, nuestro grupo Sandemans ya había marchado, por lo que nos dan un numero en papel y una nueva hora de encuentro con nuestro guía en español, puesto que hace frío volvemos al Dunking Donuts a entrar de nuevo en calor. Al salir vemos un inmenso grupo de personas, parece que sale tarde y no para de llegar gente al grupo. Entre foto y foto vemos gente con carteles "guías en español" por lo que nos acercamos a uno de ellos, el tour salía un poco mas pronto y el grupo era de máximo 8 personas, así que, cambio de planes. 
Durante nuestro recorrido algún grupo de Sandemans nos encontramos, debo decir, que no nos arrepentimos del cambio de planes.

- La ruta empezó, ya que estábamos allí, por la Plaza Pariser

Parece que es el lugar de encuentro de turistas, con mucho ambiente a pesar del frío. La Plaza de París fue de las mas grandes de la ciudad y es donde se encuentra la famosa Puerta de Brandeburgo

-Puerta de Brandeburgo

Si París tiene la Torre Eifel y Nueva York el Empire S.,  Berlín tiene en todas sus postales la imagen de la Puerta de Brandeburgo de 26 metros de alto recordando las construcciones griegas. Como dato histórico decir que la cuadriga que se ve en su cima fue robada por Napoleón y se expuso en el museo del Louvre tras ganar la batalla de Jena. Se recuperó en 1815.

La puerta tiene 5 entradas pero hasta 1918 la puerta central solo era usada por la realeza.

En la IIGM la Puerta fue derruida y en la época del Muro quedó en ruinas y olvidada, en tierra de nadie, fue en el 1991 cuando se restauró.

-Monumento al Holocausto Judío

Se construyó no hace muchos años entre 2003 y 2005 en homenaje a los judíos que sufrieron el horror del exterminio. Es muy curioso como unos cuantos bloques (mas de 2700 ) de cemento te ponen los pelos de punta.

Estos bloques son de diferente tamaño y altura y están colocados formando diferentes calles entre sí. El guía nos dejó unos minutos libres por aquellas calles y la intención de este monumento y creo que se consigue, es sentir entre estas formaciones de hormigón angustia, agobio, sentimiento de perdida entre esas calles oscuras,... aunque ni la milésima parte de lo que pudieron sentir, no solo los judíos si no todos los que sufrieron el holocausto Nazi y acabaron en un barracón de algún campo de trabajo (por decirlo finamente)

-Búnker de Hitler

Dicen que bajo tierra en este punto se encontraba el búnker donde Hitler pasó sus ultimas horas al perder la Guerra. Hay que creérselo que para eso llevamos guía, pero vamos que bien me podrían haber dicho que estaba en cualquier otro punto y también me lo trago. Durante años después de la guerra, este búnker quedó olvidado, era una montaña de runa. En 1995 se decidió abandonar dicho lugar por completo y no conmemorarlo a modo de monumento haciendo una zona residencial sobre él y construyendo viviendas.

Es posible que bajo tierra aun se conserven algunas habitaciones del búnker. ¿Quien sabe?

Si quieres saber como acaba la visita de este primer día solo hay que hacer click aquí.

PD: Para saber un poco más de Berlín (y otros destinos) podéis visitar el blog amigo de Mil Viatges