La vida en fotos #Instagram

miércoles, 15 de enero de 2014

MALTA - día 4

La Valeta

La capital

"Las vacaciones consisten en no tener nada que hacer y disponer de todo el día para hacerlo". Robert Orben


A pesar de estar de vacaciones, cuando uno viaja tiene que madrugar un poquito para aprovechar el día si no sabe a poco y a pesar de intentar ir sin horarios, según lo que quieras visitar debes estar pendiente de ellos (museos, etc)
La idea hoy era pasar el día en Valeta, capital de Malta, pequeña ciudad de calles estrechas, iglesias, museos, miradores y edificios algo barrocos y donde destaca la gran mezcla de culturas gracias, en parte, a su situación geográfica. Sin más planes para hoy. 
Decidimos ir andando desde el Hotel hasta el puerto para ir en barco hasta la ciudad y de camino nos encontramos con uno de los autobuses típico del pasado.



Actualmente no se ven por las calles de Malta, pero en el pasado, era uno de los símbolos maltés (como los taxis amarillos de NY) La curiosidad de este bus en concreto era que en su interior se encontraba una tienda de souvenirs en lugar de asientos, nos pareció curioso y no pudimos resistirnos a entrar.

Antes de llegar al puerto, decidimos parar a comprar agua, el calor en Malta con un porcentaje de humedad en ocasiones del 80% se hace insoportable así que no nos podía faltar el agua ¿y que hay de anecdótico en esto? la verdad es que es una de esas experiencias que deja de tener su gracia cuando la explicas, pero no puedo dejar de hacerlo.
El cuarto día, y si todavía teníamos alguna duda de que Malta no iba a ser el típico país europeo ésto nos lo confirmó. Vimos lo que parecía una tienda "de todo" de esas tiendas que en España quizás estén desapareciendo, en las que venden bebidas, bolsas de patatas cheaps, frutos secos, postales, revistas, ... y en este establecimiento en concreto, algo más. El caso es que en la puerta vimos unos cuantos señores, como si estuvieran esperando algo, pero al asomarnos vimos que no había cola por lo que entramos a comprar el agua y algunos frutos secos. Lo que nos sorprendió no fue tanto que allí se vendía también algún que otro souvenir (el más nuevo quizás de 1980) o que a las estanterías no se les había limpiado el polvo desde que abrió, allá por los 70, si no que, en el momento de pagar, al fondo de la pequeña tienda, ...¡no, no puede ser lo que estamos viendo!...un espejo con el mismo aspecto de las estanterías, un señor cortando el pelo cual barbero en una barbería, ahí, a la vista, al lado de las estanterías de llaveros I LOVE MALTA y de las bolsas de cacahuetes ¿os imagináis nuestra cara? nos aseguramos que la botella estuviera bien cerrada y ...pagamos. Sin mediar palabra salimos de aquella...¿tienda? y tuvieron que pasar como 3 segundos para reaccionar y comentar lo que acabábamos de ver. (si no os imagináis lo que acabo de describir NO IMPORTA, yo lo vi con mis propios ojos y aún me cuesta de creer)

Por fin llegamos al puerto, el plan era estar a las 12h en los jardines Upper Barrakka y Saluting Battery, para presenciar, como antaño, el disparo de los cañones que según dicen las guías turísticas disparaban a diario.
Quisimos coger un taxi acuático (o como se les llame) pensando que sería más rápido y barato que los barcos que salen a modo de autobús, pero la realidad es que el TAXI es para guiris ¿sabéis a lo que me refiero? CARÍSIMO, por lo que optamos por el barco tradicional. Compramos los billetes al chico de la taquilla, nada amable tengo que decir, de hecho pensábamos que era el mismo que nos alquiló el coche (ver día 1) debe ser el carácter Maltés, en un despiste nos descuidamos del orden de la cola para entrar al barco y aunque el idioma no lo entendíamos si que interpretamos su lenguaje corporal y éste decía que estaba harto de los turistas y que éramos cuanto menos tontas por no saber seguir una cola.

Llegando a la Valeta desde Sliema

Entre Sliema y la Valetta se puede ver la ISLA MANOEL


  
Casi llegamos tarde pero al final, después de subir las empinadas cuestas des del puerto hasta los jardines (esfuerzo recompensado por 5 € que nos encontramos en el suelo) allí estábamos a las 12:00h para ver los disparos, aunque el cañón nunca se disparó. 
Tampoco pudimos visitar la red de túneles dentro del bastión (la terraza de Saluting Battery) ni el ascensor panorámico por una razón que no explicaré en el blog, pero que fue algo puntual y excepcional. Así que dimos un paseo y disfrutamos de las vistas de las tres ciudades (visitadas el segundo día)



La puerta principal de la ciudad en la Plaza de la Libertad llamada Puerta Victoria y el edificio de el Parlamento estaban en obras por lo que no pudimos verlo. 
Mal empezábamos. 
¿Podríamos visitar hoy algo en la ciudad? Descúbrelo  aquí




No hay comentarios :

Publicar un comentario